16Mar
2016
0

Peppino y Giuseppe (I). Infancia de Verdi

Giuseppe Fortunino Francesco Verdi (Le Roncole, Busseto, 10 de octubre de 1813-Milán, 27 de enerode 1901) fue un compositor romántico italiano de ópera del siglo XIX, el más notable e influyente compositor de ópera italiana y puente entre el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini y la corriente del verismo y Puccini. Fue autor de algunos de los títulos más populares del repertorio lírico, como los que componen su trilogía popular o romántica: Rigoletto, La Traviata e Il Trovatore y las obras maestras de la madurez como Aida, Don Carlo, Otello y Falstaff.

El 10 de octubre de 1813, en Le Rencole, una pequeñísima aldea del ducado de Parma, en Italia, nació el pequeño Giuseppe, aunque según constaba en su partida de nacimiento, se llamara Joseph Fortunin François, de apellido Verdi. Y es que por entonces esa tierra italiana estaba bajo el poder de Napoleón y las partidas de nacimiento se redactaban obligatoriamente en francés.

El padre de Verdi era Carlo Giuseppe Verdi, un mesonero analfabeto de 28 años, y su madre Luigia Uttini, una hilandera de 26. Ambos residían en una vivienda que servía a la vez de taberna y tienda donde vendían sal, vino y algunos productos alimenticios que Carlo sacaba de su propio huerto.

La verdad es que eran tiempos difíciles, pues por esas tierras solían luchar las tropas austriacas y rusas contra las francesas de Napoleón, y los soldados, hambrientos, muchas veces saqueaban todo lo que podían. Un ejemplo de esto lo tenemos en que, al poco tiempo de nacer Giuseppe, la joven Luigia tuvo que refugiarse con su bebé en el campanario de una iglesia de Le Rencole para esconderse de unos soldados rusos que lo saqueaban todo matando a diestro y siniestro. Salvó así su vida y la de su, y nuestro, genial Verdi.

Sobre el video: La misa de réquiem es una composición sacra de Giuseppe Verdi de 1874 para coro, voces solistas y orquesta. Requiem proviene de la primera palabra del texto, que comienza con Requiem aeternam dona eis, Domine, es decir, «dales el descanso eterno, Señor». La obra se estructura en siete movimientos de diferente duración. En el video se ve el segundo movimiento del mismo.

Las cookies sirven para dar mejor servicio en esta web. Si continúa navegando estará dando su consentimiento para su aceptación y la de nuestra política de cookies (+ info).
Pulse "Aceptar" para hacer desaparecer este aviso. NO ACEPTAR ACEPTAR

Aviso de cookies