17Mar
2016
0

Breve Historia de la Opera. Inicios

La ópera fue otro fruto del renacimiento italiano, y como tal, no es casualidad que sus raíces se tejieran en la creativa exuberancia de Florencia. Durante la última década del siglo XVI, un grupo de artistas, músicos y poetas, llamados la “Camerata”, se reunieron allí para promover el renacimiento del teatro griego. Y se les ocurrió la idea de que estas historias podían contarse como una opera in música, es decir, una obra de música.

Claudio Monteverdi es considerado el padre de la ópera porque llevó el experimento florentino más allá: con Orfeo, estrenada en Mantua, en 1607, absorbió su público con un drama lírico. El nuevo arte se extendió rápidamente a otras cortes y pronto llegó a Venecia. Allí, con la apertura del primer teatro de ópera de la ciudad en 1637, fue llegando un nuevo público. A finales del siglo, Venecia podía jactarse de tener 17 teatros, y el amor italiano por la ópera quedó sellado.

A la ciudad nunca le faltaron compositores como Antonio Vivaldi, su estrella de principios del siglo XVIII. Las cortes reales europeas también querían disfrutar el nuevo divertimento, y los italianos solían facilitarlo, siendo Jean-Baptiste Lully quien introdujo la ópera en Francia como compositor oficial de Luis XIV.

George Friederic Handel, un alemán, popularizó la ópera en Londres del siglo XVIII, a pesar de que la primera ópera en inglés fuera Dido y Eneas de Henry Purcell, que ya se representó en 1689.

Sobre el video: El compositor e intérprete Claudio Monteverdi (Cremona, 1567-Venecia, 1643), figura trascendental en la transición de la música renacentista a la barroca, compuso en 1607, el mismo año del fallecimiento de su esposa Claudia Cattaneo, su ópera Orfeo, favola in musica, una de las primeras de la historia. Un año después, un nuevo asunto mitológico le servía de inspiración para su segunda gran obra: L´Arianna. De esta ópera, encargada por el duque Vicenzo Gonzaga con ocasión de las nupcias de su hijo Francesco con Margarita de Saboya y estrenada en Mantua el 28 de mayo de 1608, conservamos el libreto del poeta Ottavio Rinuccini (1562-1621) pero sólo la partitura del aria que interpreta Ariadna en el único acto de la escena séptima, el conocido como «Lamento de Ariadna» o «Lasciatemi morire», por las primeras palabras del triste canto.

Las cookies sirven para dar mejor servicio en esta web. Si continúa navegando estará dando su consentimiento para su aceptación y la de nuestra política de cookies (+ info).
Pulse "Aceptar" para hacer desaparecer este aviso. NO ACEPTAR ACEPTAR

Aviso de cookies